jueves, 31 de diciembre de 2009

FELIZ AÑO 2010 A TODOS Y Buenas fotos!!!!


A los que montan en moto
a los que no
a nuestros amigos
a nuestros enemigos
a los vecinos
a los que reciclan
a los que comparten facebook
a los que no
a los que nos dejaron
a los que recién llegaron
a los artistas
a los que disfrutan del arte
a los políticos (bueno, quizá no)
a los médicos
a los que acogen animales abandonados
a los que conocemos
a los que aún no
a los que quieren ser padres
a los que cuidan a los suyos
a todos
lo dicho....

martes, 29 de diciembre de 2009

Pardiez que hay carteles que son fáciles de leer y de comprender.
Aunque estén en francés o en urdu, sobre todo porque suelen encontrarse acompañados por dibujos o fotografías bastante sencillos de interpretar.
Pero vamos, que un “NO PHOTO, NO VIDEO” se comprende sin problema. A partir de ahí, el que alguien quiera hacer “ PHOTO ó VIDEO” ya es cosa suya. El caso es que la basílica por dentro no es nada del otro mundo, demasiado recargada y colorida para mi gusto que se decanta más por la sobriedad del románico y del gótico inicial. Pero bueno, estamos un ratito paseando entre columnas y observando a la gente rezar, pensar o mirar a su alrededor como hago yo. Mientras, Almu se va por otro lado, un poco a “bichear”, como suele decir ella, a su libre albedrío.
Almu
Antes de narrar el terrible suceso, he de poneros en antecedentes. Almu tiene debilidad por las velas, le encantan. No hay nada que le guste más, que estar en casa en invierno, calentita, tomando una cervezuca, con la casa iluminada por velas. Y claro, en el Sagrado Corazón no vimos cerveza alguna, pero velas……”A cascoporro” que diría mi amigo Ángel. Y entiendo, en parte al menos, la duda que tendría ella entre desobedecer la advertencia señalada anteriormente de no hacer fotografías, y su deseo de plasmar con su cámara una vela de la iglesia.
Ya imagináis que pudo más la segunda opción. Pero no contaba con el sofisticado sistema de seguridad con el que contaba la iglesia y que ni el mismísimo Tom Cruise descolgándose con un arnés vestido con unas mallas negras hubiera podido esquivar: un paquistaní ( o así) pequeñajo, bigotudo y con mala leche que se interpuso entre la puerta de la iglesia y Almu cuando salíamos hacia la calle: le pidió (en correctísimo francés que comprendimos gracias a nuestro dominio de la parla franca) que A: mostrara las fotos realizadas y B: que borrara las mismas. Almu, con un cabreo que mejor no os describo (ya lo sufriría yo después, no os preocupéis, claro) borró las pocas fotos que había hecho.
Y aguardó en silencio hasta salir justo al dintel de la puerta para, mostrar con educación y siempre rayando en la inocencia en cuanto a los términos dirigidos al señor vigilante y sus antepasados más frescos, que no estaba muy conforme con la decisión de éste.
¿Recordáis el chiste del juicio contra un obrero que le había echado hierro fundido por el cuello a un compañero y en qué términos se había dirigido a éste último? Pues parecido.

Y claro, YO, no digo nada, por si las moscas. Que los cementerios están llenos de intrépidos que dieron la razón a carteles que prohibían hacer fotos o a paquistaníes cabreados. Reconozco que me toca un poco la moral (si, he escrito moral, no otra cosa) que no dejen hacer fotos en edificios que son patrimonio de la Humanidad (o deberían serlo) y que por la cerril y egoísta gestión de la Iglesia lo prohíba. Pero es lo que hay, así que ellos verán.
Bueno, no pasa nada. Salimos y dejo que poco a poco el cabreo vaya dejando sitio a las ganas de seguir viendo la ciudad. Y estando donde estamos, pues qué menos que ver el barrio ¿no?
Después de las ganas que teníamos de ver el famoso barrio del Monmartre, su historia, sus leyendas el aura de bohemia y de artes que le rodea, nos llevamos un chasco tremebundo. Aunque claro, es algo que suele pasar. A la gente le encanta lo cuco que está Santillana del Mar o qué mono es el pueblo de La Alberca por poner ejemplos que todos podemos conocer. De tan “auténticos” que los quieren dejar, son un decorado, de un supuesto orden arquitectónico original que nunca ha existido y que no es real. Lo que han conseguido es crear un escenario absurdo, plagado de tiendas de recuerdos horrorosos y atraer a los turistas como moscas a la mier……perdón. Quizá esté exagerando, pero tuve la misma percepción en el Monmartre, tiendas, tiendas, restaurantes temáticos y tiendas. Y unos cuantos retratistas cansinos con ganas de hacerte un ídem. Vamos, que en este caso, cualquier tiempo pasado sino mejor al menos seguro que fue diferente.
http://es.wikipedia.org/wiki/Montmartre

Aunque no hay mal que por bien no venga, y dando un paseo en plan turista (lo que éramos, leñe) nos gustaron mucho unas láminas de París que nos parecieron bastante originales (quizá no lo sean, pero nos lo parecieron) y compramos dos.
¿Cuál elegimos?

Lo más “gracioso” es que después de dar un paseo y volver hacia donde habíamos dejado la Vespita, a Almu se le ocurrió pensar que las láminas le parecían algo grandes, que no le gustaban mucho, etc. Menos mal que logré convencerla de lo contrario y no nos tocó subir otra vez hasta la tienda, je, je. Y lo mejor es que ya están colgadas en casa y han quedado bastante bien.
Aprovechamos la bajada hacia la ciudad para dar una vuelta por los edificios míticos y echar unas fotillos nocturnas. Y por supuesto, el tráfico es intenso al igual que los demás días. Pero quedan unas fotos chulas la verdad (y no es por echar méritos al fotógrafo eh!!).
Fantasmitas.......