miércoles, 28 de diciembre de 2011

Ruta buscando algo de "calor": Montes de Toledo


Día libre, tenemos mucho "mono" de moto -Almu casi más que yo- ý por las noches están cayendo unas heladas majas, majas, así que hay que buscar una ruta no muy lejana para poder ir y venir en el día -a ser posible con sol-. Mirando un poco destinos chulos, me decido por Los Montes de Toledo -cruzando parte del Parque Nacional de Cabañeros- y el pantano del Cíjara -al final nos faltó tiempo.
Desayunando viendo la información metereológica, compruebo que la temperatura es fresca, tanto en Madrid como en Toledo: -1ºC. Pero como hace solete, imagino que según avance la mañana, la cosa irá cambiando. Saliendo por la carretera, para tomar la M-40 y posteriormente la A-42, se nota que estamos en periodo vacacional porque apenas hay tráfico, una gozada vamos. La temperatura es fresca pero soportable y Almu va feliz como una perdiz.

Nuestra alegría se torna en un pequeño nubarrón, más que nada porque veo que por la zona de Toledo se ha levantado esa niebla invernal, fría y característica de la zona, que parece que está nublado. Me mosquea porque si ha helado, el sol era nuestro aliado para no pasar más frío del necesario y para que las carreteras estén limpias de manera razonable, pero sin la ayuda del astro rey, en algunas curvas voy a entrar más mosqueado que un gorrino en un matadero, pero bueno, lo iremos viendo. Almu empieza a notar frío y decido parar en Toledo a repostar, también para que baje de la moto y estire un poco las piernas. Le comento que no se preocupe y que aguante un poco, que por mi experiencia, casi seguro que cuando dejemos el valle del Tajo y subamos desde Navahermosa hacia Hontanar lo más probable es que dejemos la niebla abajo.

Subiendo desde el cruce del río, por la carretera de Navalpino, en algunas curvas siento algo erizados los pelillos del cuello, sobre todo porque no veo si la humedad es sólo éso, humedad, o hay alguna placa de hielo, pero parece que hay algo de sal así que me relajo según vamos subiendo y coronamos el alto sin novedad.

Tomamos la carretera hacia Polán para, sin más novedad que comentar un poco el paisaje -y el escaso paisanaje- llegar a Navahermosa. No sé por qué, siempre que hemos venido por aquí nos hemos tomado un café en la cafetería que está junto a la gasolinera, y os puedo confirmar que el café es tan malo como maja es la chica, cosas del yin y el yan supongo.
Al menos ha servido para que Almu se caliente, un poco así que con el ánimo subido de nuevo, volvemos a la carretera. Nada más llegar al cruce que indica nuestra ruta, la niebla ya se ha disipado y luce un sol espléndido. La carretera presenta algunas zonas con hielo en los márgenes, pero como esta carretera apenas tiene tráfico, es algo normal -desde aquí hasta Anchuras, donde llegamos casi tres horas después nos cruzaremos con 3 coches-.

Eso sí, más que carretera es casi una pista mal asfaltada, los inviernos son duros por aquí y el asfalto está machacado y muy roto. Pero el paisaje es una gozada, como siempre: Si os gustan las carreteras solitarias, con muy poco tráfico y rodeadas de paisaje agreste, montaraz, serrano, el tener suerte y encontrarte algún venado o un corzo, el pasar por bosquecillos de robles, de encinas y de madroños, el cruzar extensas jaraleras, sentir los mil olores del campo y ver paisaje montero hasta donde se pierde la vista; ésta es vuestra ruta.

Y ya que hablamos del yin y el yan, en todo viaje tenemos nuestras cosas positivas y otras no tanto. En esta excursión, no íbamos a ser menos. El ir despacio y relajados disfrutando del paisaje, hace que se nos eche encima la hora del resopón, así que decidimos -craso error- no bajar a comer a casa de Carmelo, en Los Alares, por no perder demasiado tiempo y decidimos acercarnos a Anchuras. Aquí recuerdo un bar-restaurante donde hacen una oreja a la plancha exquisita, así que esperamos poder tomar alguna ración, pero al ser lunes y entre semana el sitio está más que muerto. La chica que lo atiende nos indica que tienen restaurante abierto, pero está en las afueras del pueblo, el Mesón de Felipe y Lali. http://www.mesonfelipeylali.com/

El sitio es bastante rústico y no es que esté en las afueras, es que está literalmente fuera del pueblo. No tiene mala pinta y nos encontramos currelantes comiendo lo que suele ser buena señal. El sitio es enorme, hace algo de frío y está decorado con trofeos de caza y alguna que otra foto de cacerías africanas -un león, un elefante, un hipopótamo y un búfalo cafre posan abatidos en las fotos con el cazador-. Qué queréis que os diga, no estoy en contra de la caza, creo que es una actividad más del Hombre, aunque ya ha perdido toda su necesidad como aporte de alimento necesario, pero el cazar un elefante o un león, de verdad que no lo entiendo. Y ya lo de poner guirnaldas navideñas a la cabeza de un jabalí o en los cuernos de un arrui que tienen colgado en la pared, me parece de broma de mal gusto.

Pero bueno, aquí estamos y hay fame, así que pedimos el menú. No voy a entrar en detalles porque os quiero ahorrar tiempo, pero es justito de calidad, lo único bueno es que nos sale por 10 euros. Como colofón, un café tan malo o peor que el de la mañana. ¿Es tan difícil hacer un buen café? Porque en Francia, Suiza, Italia, en general se puede tomar uno un café muy bueno, es raro que lo pongan malo, incluso en España, lo he tomado en muchos sitios, aunque recuerdo especialmente buenos por lo general los que he tomado en Galicia, Cantabria, Burgos, incluso en Madrid, etc. Pero por lo general, el café que te ponen en los bares o restaurantes es bastante malo. Y de verdad que no creo que sea tan complicado servir un café decente, sobre todo porque no baja de 1,50 euros lo que piden por uno.

Bueno, ya con el vitriolo que llaman café en el cuerpo, salimos de nuevo con la moto, por la hora, no me quiero entretener mucho y dejamos la vuelta por el pantano del Cíjara para otra ocasión, además Almu ya lo conoce de nuestra ruta por Guadalupe, así que no es nada urgente. La carretera que comunica Anchuras con Sevilleja de la Jara está fenomenal, la anterior era un desastre. Pero la han arreglado y es una magnífica carretera plagada de curvas, que tomamos con las debidas precauciones por si encontramos algo de hielo. La temperatura es agradable, y se va muy a gusto en la moto, aunque Almu va medio dormida, pero con un par de curvas tomadas más ligeras de lo normal, se espabila, je, je. No quiero que se haga tarde, así que desde Sevilleja nos metemos en la N-502 para, pasando por Talavera de la Reina, volver hacia Madrid.

Apenas hay tráfico, aunque nos encontramos un pequeño atasco llegando a Móstoles, y alucinamos cuando vemos las colas de coches en las entradas a los centros comerciales. Desde aquí quiero dar las gracias a que la gente le guste ir a los centros comerciales a comprar, comer y pasar el tiempo libre. Si no lo hicieran, quizá habría más coches y más gente circulando por sitios como el parque de Cabañeros, así nos lo dejan a "nosotros".

Saludos
El vídeo de la excursión:

http://vimeo.com/34328009

viernes, 23 de diciembre de 2011

The Last One

Última, última noche.
Noviembre del año 2005, firmé un contrato para trabajar como "Analista de Riesgo y toma de deciciones" en el Departamento de Autorizaciones -aunque siempre lo llamábamos denegaciones, claro- y me tocó trabajar por turnos, incluyendo una semana de trabajo de noche, de 23 a 7, cada dos meses o dos meses y medio más o menos.
Y hoy, dentro de una hora -quizá algo menos si Ana o David madrugan- habré terminado mi última noche. Y parafraseando al personaje de Vivian Leigh en "Gone with the Wind", a Dios pongo por testigo que no volveré a trabajar de noche -espero que la maldita recesión y la crisis económica no me hagan tragar mis palabras-.
Lo bueno -el español siempre le ha buscado la ventaja al infortunio, como dicta el refrán "no hay mal que por bien no venga" - es que en las horas muertas me ha dado tiempo a leer bastante, ponerme al día con películas clásicas que en casa no hubiera podido ver, aficionarme a series chulas -Breaking Bad http://www.amctv.com/shows/breaking-bad y Sons of Anarchy http://www.fxnetwork.com/shows/originals/soa/me las he zampado en las noches de este verano/otoño- y, sobre todo, me han servido para poner al día el blog, con todas las rutas, viajes, etc.
Pero, por suerte, ya se acabó. Qué poco las voy a echar de menos. Y sobre todo al infame café de máquina automática -perdón de "vending"-.

lunes, 12 de diciembre de 2011

Ruta por la Baja Alcarria...en moto que ya tocaba

Martes 6 de diciembre, como somos demócratas y creemos en La Constitución, decidimos celebrarlo a nuestro modo. Y aprovechando que no me tocaba trabajar (raro, porque llevo unos cuantos años que me ha tocado pringar durante el puente) nos fuimos a dar una vuelta con la moto por Guadalajara, para bajar por Trillo y el río Tajuña hasta Tielmes, para comer con la familia.

La mañana está fresca pero hace un día soleado y bastante bueno. La A-2 va despejada y llegamos al desvío de Brihuega en poco tiempo. En esta época del año, me gusta cuando las tierras están labradas y por estos pagos, que no hay apenas olivares, no vemos a nadie por el monte, salvo algún cazador que ya se va volviendo hacia el coche para regresar al pueblo y contar las batallitas de la jornada. Los pequeños pueblos se suceden y nos cruzamos sólo con un par de motos que van de ruta. El otoño ya está muy avanzado y apenas quedan hojas en los árboles, pero algunos chopos de los valles aún retienen tonos amarillentos y ocres que le dan un toque de color al monócromo paisaje.


Decidimos cruzar hacia Cifuentes pero al llegar a Solanillos del Extremo el valle está cubierto por una niebla densa, húmeda y fría y como el digo a Almu "ahí ya he estado yo", queriendo decir que no es la primera vez -ni mucho menos-que me ha tocado cruzar un valle cubierto por niebla en invierno y no es nada agradable. Así que como no hay necesidad damos la vuelta, "desrodamos" lo rodado y nos hacemos una parada en Brihuega a tomar un cafetito que nos caliente un poco por dentro.

Me gustan los bares de los pueblos porque siempre tienen un personaje peculiar, siempre. En este caso es un cliente que se toma un vinito y le describe con pelos y señales y sin parar de elogiar -" el capítulo dos es de lo mejor que he leído en mi vida"- y tras un par de frases similares más, resulta que es un libro de autoayuda -"El yo interior" o algo así se titulaba-, y la camarera, que se sienta a leerlo, no deja de pedirle al paisano que se lo preste. Éste accede a duras penas y después de un buen rato de peticiones rechazadas. Nos da tiempo a tomarnos el cafetito y pagar la exígua cuenta -¡¡¡vivan los pueblos pequeños!!!- para seguir ruta hacia casa.

Volvemos por la A-2 hasta Guadalajara para tomar el desvío que conduce hacia Horche, y bajar hacia el valle del Tajuña. Antes, nos desviamos a visitar lo que considero -con todo el respeto del mundo a sus habitantes- un despropósito y ejemplo claro de la locura constructora que hemos tenido en este país, "Ciudad Valdeluz" http://es.wikipedia.org/wiki/Ciudad_Valdeluz

La sensación es algo desoladora, unos cuantos bloques de pisos nuevos, casi nadie por la calle -entiendo que es festivo y no es día de pasear- y casi sin comercios. No sé cuánta gente habrá viviendo pero me da la sensación que posiblemente no esté ni la mitad de las casas construidas vendidas, un poco como el Residencial Francisco Hernando, en Seseña. Y mira que el sitio está bastante chulo, a un tiro de piedra de Guadalajara y de Madrid -aunque lo de la estación de AVE, que me lo expliquen-.

Salimos de la "urbanización" y tomamos la carretera N-320, hasta Armuña de Tajuña, de aquí todo el camino es suroeste, buscando Tielmes.

Como anécdota, paramos en Ambite en un paraje curioso, lo llaman el "monumento a los ojos" y en la placa informativa no informan de mucho, la verdad, aunque se puede encontrar información en internet, seguro. http://www.ambite.es/index.php?option=com_content&task=view&id=34&Itemid=50

Os dejo alguna foto que otra.







Un saludo

http://santimartinez.es/




habitación con vistas



En estos días feotes, fríos y nublados, a la par que con jaleo en las ciudades y con presión por parte de los medios de comunicación para que compres regalos y ese tipo de cosas, creo que nos merecemos un descansito. Y me he acordado de esta foto.



Feliz relax!!!!