jueves, 27 de noviembre de 2008

Prueba Kawasaki Z-750

Prueba Kawasaki Z-750.

Hace frío, tengo las manos ateridas y no me acabo de fiar del todo del asfalto, pero la moto que llevo no tiene esos problemas; es ligera, ágil y frena como un demonio. Es pequeña pero cómoda, potente pero no demasiado y sobre todo es muy bonita.

Un años más, y ya llevo cuatro seguidos, mi amigo y mecánico Paco Haro, me ha prestado por un día una preciosa Kawa Z-750 para que le haga el rodaje y la pruebe.
Algunos me dicen que es una moto anodina, sosa y que no aporta nada nuevo. Y en gran parte estoy de acuerdo. Pero no hace falta ser especial, para ir especialmente bien; no hace falta ser espectacular, para tener un comportamiento idem; y no es necesario aportar nada nuevo, si lo que aportas es un funcionamiento fino y fiable.
prueba Z-750 nov-08 (20)

Tengo una buena amiga que, nada más ver la moto, me dijo ¿verde? Con cara de extrañeza. No es verde “kawa”, es un eléctrico y llamativo verde combinado con un elegante negro, la mezcla desde luego, no pasa desapercibida. A mi me parece una combinación bastante bonita, aunque no sea el color que yo me compraría. También Kawa en el modelo Versys, tiene unos colores peculiares y llamativos, pero de comprar una sería en negro o, como mucho, en azul, pero nunca en verde. Manías mías.
Lo más curioso es que mi amiga, además de guapísima, tiene unos ojos verdes espectaculares. Y a ella le sientan muy bien. He de reconocer que el verde de sus ojos es mucho más bonito que el verde de esta moto, al César lo que es del César.
prueba Z-750 nov-08 (8)

No es la moto adecuada para una excursión en el segundo día de una Ola de Frío Polar en la P. Ibérica, pero con la pequeña cúpula que ha colocado Paco, y la bolsa de depósito donde llevaba unos libros y la cámara de fotos, se hace más llevadera.

La postura es buena para ser deportiva, el asiento es fino y algo duro, pero no se carga mucho peso en las manos. ES peor el pasar por un bache o un badén, la suspensión nos recuerda en las muñecas y el final de la espalda (el culo, vamos) que no es moto para tragar baches. Su lugar está en las carreteras de curvas, con buen asfalto y a ser posible, con buena temperatura, por aquello de ir menos embutido y más cómodo. En carreteras así es deliciosa; el motor parece eléctrico, salvo por un pequeño titubeo al abrir gas en marchas largas por debajo de las tres mil vueltas, en el resto de la gama de revoluciones ni te enteras de que está ahí, salvo por el precioso sonido del escape y de la velocidad que aumenta sin darnos cuenta.
prueba Z-750 nov-08 (26)

Lo más llamativo de la moto es, por el contrario, el equipo de frenada. Su poco peso (bueno, conmigo encima lo de “poco” es, cuando menos, matizable) y la firmeza de la horquilla invertida, hace que se detenga la moto son un dedo y sin apenas fuerza. Quizá sea más destacable cuando la moto que se lleva habitualmente es una maxi-trail de casi 300 kgs con todo lleno, y con frenada dual. Pero aún así, la moto frena mucho y bien.

Del pasajero ni hablo. Sigo pensando que este tipo de motos lleva asiento para el pasajero y estriberas, porque así se tiene un sitio donde poner una mochila y agarrar una red, porque otra explicación no le veo.
prueba Z-750 nov-08 (30)

Otra de las ventajas de probar una moto como ésta, es el entregarla de vuelta en el taller, y volver a montar en mi deliciosa Honda XL1000V Varadero; grande, cómoda, protectora y con las manos calientes gracias a sus puños calefactados. Una gozada.

Santiago “Sdesanti”

P.D. Si no hablo de mi moto en una prueba de motos, reviento ;-)
P.P.D. Moto cedida por Motos Haro http://haromotos.es/,
Calle Cabo de Finisterre, 2
28500 Arganda del Rey
España

martes, 25 de noviembre de 2008

Desfiladero de Toriles III

En el tramo de bajada nos encontramos con unos excursionistas, paro a saludarles y a charlar un breve momento con ellos, y veo que se han metido por aquí con un ¡carrito de bebe! ¿? Estamos a unos 4 kms del pueblo y el tramo que les queda de camino pedregoso y malo es de más de un kilómetro. Como siempre digo, hay gente “pa tó”.

Seguimos y el camino a la vez que se hace más complicado para rodar con la moto, aunque sin problema ninguno,se hace más bonito; los pinos cubren toda la senda con su sombra y con su aroma, y las formaciones rocosas que preludian la zona del desfiladero, se hacen más evidentes tras las siluetas de los árboles.




De repente, el camino, se estira en unos metros, se abre el panorama por el río cercano que va por la margen derecha y se ve perfectamente la entrada al desfiladero, espectacular. Seguimos adelante hasta la estación eléctrica donde paramos junto a la fuente a admirar el paisaje, el silencio del lugar, refrescarnos la garganta y charlar un rato tomando el agradable sol de la mañana.
Desfiladero de Toriles
Ya conocía la zona porque vine hace un par de años con Verito, pero me gustó mucho recorrer el tramo con la moto y acompañado de Sergio. Lo cierto es que estas motos son fantásticas para, precisamente, éste tipo de utilización; alternar carreteras de todo tipo con pistas y caminos más o menos sencillos.

Tomo nota mental de lo que me dice Sergio, acerca de las posibilidades del camino, en cuanto a hasta dónde se puede enlazar y recorrer. No para venir en moto, sino para venir con otra gente y en “otro plan”, es decir con calzado de montaña y mochila. Ha de ser una buena excursión pedestre.
Desfiladero de Toriles
El regreso no tiene mucho “chiste”, bajamos a Alcantud a tomar un refresco y charlar con los paisanos del pueblo. Me río acordándome, porque conocemos a dos cofrades del bar, que aunque naturales del pueblo, han pasado toda su vida en Madrid. Y ahora “jubilatis”, pasan el tiempo en el pueblo. Y uno de ellos que vivió cerca de mi barrio, me comenta que él vivió en “Zona Nacional”, así como suena. Y se refería al Barrio de Salamanca, en Madrid. Vamos, justo el barrio que empieza en la calle paralela a la mía. Qué cosas, je, je.
Tomamos la carretera hacia El Recuenco, pasando por un pequeño desfiladero y la subida hacia una formación rocosa impresionante y muy llamativa. La carretera culebrea siguiendo el curso del arroyo de los Corzos, que ha modelado las rocas que lo bordean.
PICT0078

La carretera es muy divertida, y la parada en el mirador es "obligada".

buenas vistas

Seguimos para tomar la carretera comarcal CM-2015, hacia Peralveche y luego, pasando por una carretera en obras, llegar a Trillo.
Aquí, y tras ver las chimeneas de refrigeración de la Central Nuclear de Trillo, recorremos la N-204, un tramo con curvas y curvas, frecuentado por quemadillos y moteros en general, sobre todo las mañanas de domingo.
Bordeando la preciosa carretera que nos llleva hasta Sacedón, bajamos hacia el Tajo por nuestro "atajo" habitual,
IMG_0096
Un paraje precioso, "roto" paisajísiticamente hablando, por un cantera de áridos situada junto al puente:
IMG_0107

La mañana de motos termina de manera inmejorable, en casa de mi madre, con comida casera y pasando la tarde con ella, mis hermanas y mi sobrina. Perfecto colofón.

lunes, 24 de noviembre de 2008

Desfiladero de Toriles II

Alcantud.
El pueblo está situado en una comarca que, por sus particularidades, sería un centro de turismo de naturaleza bien conocido. La “ventaja”, es que apenas es conocido ni está explotado, sigue manteniendo el sabor de pueblo calmo, silencioso, en el que la vida se desliza sin alharacas y con sosiego.

El pasar con las motos por las calles del pueblo, nos hace sentir casi como perturbadores de la paz del lugar. Pero por ahora, pasaremos de largo para tomar la pista que, justo en la salida del pueblo y tras hacer la rotonda de la carretera, nos conduce por un magnífico camino, hacia el Desfiladero de Toriles.



La pista es casi mejor que algunas de las carreteras que hemos recorrido hoy, sin un bache, con la grava muy asentada y firme, ideal para circular incluso a velocidades algo “temerosas” para las manos del que suscribe y el mastodontillo de moto que lleva entre las piernas.
Desfiladero de Toriles
Poco a poco y tras el primer desvío, el camino cambia de carácter, se hace algo más rudo, más agreste, como pequeño aperitivo de lo que vendrá después.





No obstante, todo el tramo se puede hacer sin dificultad alguna con una moto trail con ruedas mixtas, nosotros llevamos Metzeler Tourance y van perfectas, buena tracción, estabilidad y la suficiente frenada como para ni inmutarse.
Desfiladero de Toriles

Desfiladero de Toriles I

El Desfiladero de Toriles. Nombre bastante curioso par un desfiladero. He de hacer averiguaciones para conocer de dónde puede proceder este nombre.

La excusa de visitar dicho paraje serrano, es la que nos valió a mi amigo Sergio y a mi para pasar una mañana de domingo con las motos recorriendo la comarca.
Salimos de Villarejo de Salvanés a las nueve y media de la mañana, lo curioso es que habíamos quedado a las nueve, pero alguien se retrasó (y no quiero señalar a nadie montando una BMW) y salimos más tarde de lo acordado. Ningún problema porque me dio tiempo a repasar la tensión de la cadena de transmisión, que estaba un poco floja.
La temperatura era bastante baja, rondando los 4 grados positivos, que se convierten en casi cinco negativos encima de una moto, a nada que circulemos a cien kilómetros por hora. Vamos, que hacía fresquete. Pero se estaba quedando un día espectacular de otoño, como así fue cuando subió la temperatura.

El tramo hasta Sacedón no tiene mayor interés que el de circular por carreteras comarcales sin apenas tráfico; cómodo, tranquilo y relajado. La llegada a Sacedón, como suele ser habitual cuando llegamos temprano, se hace sin ninguna moto en nuestro bar favorito. Reponemos fuerzas con un buen bocadillo de lomo con tomate y una cocacola y tras recuperar calor, seguimos adelante, hacia las carreteras que realmente nos apetece recorrer hoy.
100_3917

Se toma la carretera de Sacedón hacia Córcoles y Alcocer para, justo en éste último, tomar el desvío hacia Castilforte y el Vindel. La carretera es tranquila y no hay nada de tráfico, ni de coches ni de motos, perfecto vamos.
100_3908
Pasamos por Castilforte, situado en una atalaya y cuya carretera de acceso se retuerce buscando la pendiente más favorable. Las vistas son amplias de toda la vega. Apenas paramos y seguimos hacia el siguiente tramo, el que conecta con El Vindel.
El desvío hacia El Vindel apenas se ve y es fácil saltárselo si uno no lo conoce, menos mal a Sergio que parece que haya nacido por estas tierras. La carretera aquí no es tal, es un camino rural que enlaza con el pueblo por una ruta preciosa, espectacular, un camino bordeado de pinos, con zonas en las que la sombra de los árboles cubre totalmente la senda. Una maravilla.



Llegamos al pueblo y prácticamente lo pasamos de largo sin parar, porque nuestro destino hoy es otro, Alcantud.
Camino hacia Vindel

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Desfiladero de Toriles


Desfiladero de Toriles
Cargado originalmente por "S de Santi"
Una mañana de domingo "perfecta"; día otoñal con buena temperatura, la ruta preciosa, combinando carreteras secundarias y pistas forestales, buen desayuno en Sacedón y refresco en Alcantud.
Y llegando a comer a casa de mami, lo dicho, una mañana casi perfecta.

jueves, 13 de noviembre de 2008

eléctrica o natural


Un momento fugaz, pasar por el sitio en el momento justo y voilá, un atardecer de los que no se olvidan en semanas.El día 8 de noviembre, salgo a dar un paseo por la calle Bailén y el Palacio Real. Y poco a poco el cielo, visto desde los jardines de Sabatini, comienza a adquirir una tonalidad roja y azulada espectacular. la suerte es la manía que tengo últimamente de salir a pasear con la cámara, y poder reflejar el cielo de forma bastante fiel.Espero que os gusten.Santiago 09-nov-08

cloud


cloud
Cargado originalmente por "S de Santi"
Hacía un frío horroroso, pero cómo no parar a hacer esta foto.
Tras un paseo por el Puerto de Morcuera, llegando a Soto del Real, el sol dejó un momento así en el cielo, espectacular!!
Y que luego digan que montar en moto en invierno es una locura.
"S"

miércoles, 5 de noviembre de 2008

100.000 kms


100.000 kms
Cargado originalmente por "S de Santi"
Hala, ya está. Los cien mil, que por lo visto es una cifra mitificada en el mundo de las motos, ya están hechos. Es más, a día de hoy ya voy por los 105.000 kms.
Estoy encantado con la moto, noble, fiable, estable y más "ables" que me dejo en el tintero. No me ha dado ningún problema, hasta ahora, ha tenido un mantenimiento muy normal; consumibles, neumáticos, etc.
Las pegas que le puedo sacar, que tras probar la amortiguación de una BMW GS, mi moto es un "hierro" a nivel de amortiguación. Imagino que si equipara un Ohlins, WP o similar, ganaría mucho, pero YO perdería también mucho (al menos, en cuanto a pasta), así que así se queda la cosa.
Por lo demás, encantado con ella. En viajes es cómoda, la utilizo todos los días, haga sol, llueva, truene o nieve, y siempre "está ahí".
Por ahora no hay cambio a la vista, y menos según está la situación financiera y laboral, como para tirarse a la piscina y cambiar de moto.
Vamos, que si no me da mucha guerra, como hasta ahora ha sido, tengo Rosario para rato.
;-)