martes, 27 de abril de 2010

¿Volcanes, Cenizas, Caos Aéreo? A mi qué tu prima!!!

Tras una semana loca en los informativos (nos enteramos de casualidad a la vuelta de Galicia) hablando del caos aéreo en Europa provocado por el estornudo de un volcán de nombre impronunciable para alguien que no sea islandés, nos tomamos la vuelta al trabajo y a la “rutina” como algo inevitable.
Leyendo las noticias, las carreras de taxis recorriendo Europa de cabo a rabo cobrando unos precios astronómicos, gente enfadada y atrapada en aeropuertos y estaciones de tren, me dieron ganas de celebrar mi aniversario como Almu y yo solemos celebrar las cosas; dando un paseo en moto.
Así que pasando del caos y del jaleo que, suponemos, campa por el aire, nos largamos con la moto a celebrar nuestro primer añito “tugueder” por la Sierra de Gredos.
La mañana aparenta perfecta para montar en moto, con temperatura casi ideal para ir de ruta (con ropa de protección pero sin demasiado calor). Así que desayuno ligero, recoger el equipamiento “moteril” y arrancamos.

Hay cierto tráfico por la M-30, imagino de gente que quiere subirse hacia la sierra de Madrid, pero el tramo hasta el desvío por Las Rozas es relativamente tranquilo.
Quitando un imbécil (si, he escrito imbécil y lo haría con mayúsculas porque vaya tela) que con un BMW serie 3 nos da luces desde 200 metros porque estamos adelantando a 100 en una carretera limitada…si, a 100 km/h y el señorito quiere ir a 150 km/h, así que por lo visto hay que apartarse. Cosa que, claro, no hago hasta que tranquilamente rebaso al coche al que estoy adelantando. Lo mejor es que después de la aceleración que da el personaje a su “súper beemeuve” veo que frena a los pocos metros y es que nos precede un Patrol de la Guardia Civil que ejerce un efecto sedante en los conductores que lo rodean; divertido.

La subida al Alto de Galapagar no está exenta del típico grupo de motos deportivas buscando la trazada perfecta, aunque nosotros nos fijamos más en el paisaje que está impresionante. Los amarillos, verdes de cien tonalidades diferentes y algún punto de color diferente, llenan el campo a nuestro alrededor. Además, la visión del embalse de Valmayor lleno de agua me alegra de veras. Lo comento con Almu (qué invento este de los intercomunicadores) porque hemos visto el pantano de todas las maneras posibles, y verlo casi vacío es una visión triste la verdad.
Pantano del Burguillo
Seguimos hacia la Cruz verde, el único tramo de carretera que me da algo de “yuyu” hoy; mucha moto deportiva, algún estúpido que cree ir de carreras te puede jugar una mala pasada. Pero conseguimos llegar a la Venta de la Cruz Verde sin mayor contratiempo. Por el rabillo del ojo consigo ver el aparcamiento lleno hasta la bandera de motos, el ambiente ha de ser curioso, pero lo que buscamos es tranquilidad, paisajes y algo de silencio, así que ni se me ocurre detenerme.
Reportaje para la “Gorda” en Robledo de Chavela y nos vamos dirección Cebreros. La verdad es que es una orgía para la vista la visión del campo en estos días. Llega un momento en que has de estar muy pendiente de la carretera porque los ojos se van hacia los campos y montes circundantes, aunque por la velocidad a la que vamos, no hay demasiado peligro.
¿aparcamiento ecológico?
En el tramo nuevo de carretera, justo desde el puente del río hasta la entrada a Cebreros, imagino que debido a su buen asfalto, nos cruzamos con unas cuantas motos deportivas que van en plan “MotoGP”; “a saco” vamos. Me parece un poco estúpido y algo arriesgado circular así por carretera, pero con su pan se lo coman.

Nosotros llegamos a Cebreros y pasamos el pueblo sin detenernos salvo en el pertinente STOP en el cruce. Quiero que Almu conozca el Valle de Iruelas.
La Reserva Natural del Valle de Iruelas es un valle situado en el extremo oriental de la Sierra de Gredos junto al Embalse de El Burguillo. Lo más destacado es su garganta, formada por la unión de tres arroyos y se forma en un paraje llamado “Las Juntas”.

Es zona ZEPA por la abundancia de aves, sobre todo rapaces incluido el buitre negro.
Merece la pena una visita, al menos de un día entero y pasear por el valle. Ahora en primavera está espectacular.
http://www.iberiarural.es/parques-naturales/avila/reserva-natural-del-valle-de-iruela.htm

Para no perder mucho tiempo, recorrimos la parte más baja de la garganta sin bajarnos de la moto, aunque en el descenso apagué la moto para disfrutar del silencio y del entorno sin molestar demasiado. Me llamó la atención, sobre todo, el que no hubieran apenas coches, pensé que al ser domingo estaría lleno de “domingueros” pero para nada; una gozada.
DSC01850
Almu estaba emocionada, no con la tapa del bar (una miserable rodaja de ¿salchicha? Sobre un pan que era todo menos tierno, sino por el paisaje en sí y por la ermita de Nuestra Señora del Carmen, aunque las fotos se harán de rogar ya que llevé la cámara analógica (la “vieja” Minolta de mi padre) y hasta que las revele…..
Tras el descanso y tomar un poco el solete, retomamos la ruta para llegar a tiempo a comer. El destino gastronómico no es nada de otro mundo, pero nos encanta: La Venta del Obispo, en San Martín del Pimpollar. Un sitio rústico, pero algo alejado de la más frecuentada Venta Rasquilla. En cuanto lo que a mi respecta no desmerece de la citada venta y se está mucho más tranquilo, entiendo que para desgracia de los dueños, claro.

Pero bueno, la carretera sigue el curso del río Alberche desde el embalse de El Burguillo una vez dejada la N-403 en El Barraco (¡¡Aúpa Sastre!!). la carretera, aunque no es de mis favoritas, es agradable y divertida, y las vistas son espectaculares. A nuestra izquierda tenemos el amplio y fértil valle del Alberche y frente a éste, tenemos las estribaciones orientales de la Sierra de Gredos, puerto de Mijares y de Serranillos incluidos, una gozada de vista.
Llegamos a la Venta y sólo hay un par de motos aparcadas fuera y apenas coches, el sitio está más que tranquilo. Almu quiere sol así que nos sentamos en una de las (enormes y altas) mesas de la entrada. Pedimos un par de montados de lomo y queso y una ración de patatas “revolconas” (patata cocida o asada, pimentón y tocino), y a disfrutar del almuerzo.
Como hemos decidido cenar en los madriles para rematar el día de celebración, nos damos vida en volver a casa. La ruta, pasa por la deliciosa carretera que comunica el Puerto de El Pico con San Esteban del Valle, delicioso pueblo situado en el Valle del Tiétar. Parada breve para llamar al restaurante y reservar y seguimos ruta ascendiendo el Puerto de Serranillos.
je, je de aniversario en moto
Para ahorrarnos tiempo, la vuelta la hacemos por Burgohondo y el Burguillo, el Tiétar y nos encontramos con “Oh, sorpresa” un atasco divertido en el barranco del Pantano de San Juan, pasado Pelayos de la Presa. Coches, coches y más coches, qué castaña!!!!
Menos mal que con la “Gorda”, nos desviamos por la subida a Navas del Rey, un tramo de rallyes hecho carretera, o así. La incorporación a la carretera de nuevo, es más relajada ya que al ser de dos carriles, se nota bastante menos densidad de coches.
Llegada a casa, ducha, ropa de “civil”, y cena rica rica en uno de los mejores japoneses de Madrid, el Janatomo.
http://www.spainnews.com/janatomo/
En definitiva, un día genial para recordar.

sábado, 24 de abril de 2010

alucinante

http://lhcb-public.web.cern.ch/lhcb-public/

A. Einstein al poder!!!!!!

miércoles, 7 de abril de 2010

Morcuera


moon
Originally uploaded by "S de Santi"
Llevaba unos días con ganas de moto y, sobre todo, ganas de alejarme de la ciudad.
La excusa es suficiente para, el mismo día que se cambia al horario de verano, largarnos a dar una vuelta por la Sierra de Madrid.
Un paseo corto por El Escorial, Guadarrama, Puerto de navacerrada y el Puerto de La Morcuera, nos hacen despejar los pulmones y la mente del agobio de la ciudad.
La vuelta a casa con una cena rica rematan la tarde.
Ahora toca preparar la ruta de mañana por el Jerte, a ver qué tal pillamos los Cerezos.

martes, 6 de abril de 2010

espectacular

Fly through Aurora at 28,000kmh. Happy 1,000 tweets :-) on Twitpic

Soichi Noguchi, astronauta en la Estación Espacial Internacional

"The green glow is actually much lower than the ISS; that part of the aurora is usually at a height of 100 or so kilometers (60 miles), while ISS is at 400 km (240 miles). The red glow can reach higher, to more than 500 km (300 miles), so when Soichi says he is flying through the aurora he is literally correct. The fantastic speed of the ISS is apparent in the trailing of the stars in the image, and the streaking of the purple clouds below."
http://blogs.discovermagazine.com/badastronomy/2010/04/05/flying-through-the-aurora-at-28000-kph/?utm_source=feedburner&utm_medium=feed&utm_campaign=Feed%3A+BadAstronomyBlog+(Bad+Astronomy)